QUIEN ME REFLEJARA LA LUZ #4

Reflejar a Dios sólo es posible después de haberlo mirado, de haber orientado la cara hacia su luz, de entrar en comunión con Él.
$12.00
Reflejar a Dios sólo es posible después de haberlo mirado, de haber orientado la cara hacia su luz, de entrar en comunión con Él. Todos estamos llamados a ser testigos de la luz, a reflejar la luz de Dios. Encontrarnos con los testigos de la luz nos ayudará a los demás a caminar.