TU ERES LLAMADO POR TU NOMBRE

Para un Israelita no tener nombre es igual a no tener valor. Tu nombre recuerda el día de tu bautismo. Cuando pronuncias tu nombre con cariño, dices "sí" a ti mismo,
$10.25
Para un Israelita no tener nombre es igual a no tener valor. Tu nombre recuerda el día de tu bautismo. Cuando pronuncias tu nombre con cariño, dices "sí" a ti mismo, te aceptas a ti mismo. Cuando rezas el Padrenuestro: "Santificado sea tu nombre", entonces también pides a Dios, que su omnipotencia ilumine tu nombre, que la energía vital de Dios florezca en ti.