A TIEMPOS RECIOS, VIRTUDES BIEN TEMPLADAS

Los tiempos son recios, difíciles de llevar. Pero quien a Dios tiene nada le falta, decía santa Teresa. De algún modo se puede decir que el Señor ha regalado a la Iglesia una preciosa bitácora con los cuadernos e instrumentos necesarios para llevar con acierto el arte de navegar en esta especial singladura que es la de seguir con fidelidad la ruta del Evangelio.
Availability: 6 in stock
SKU: 85263
$33.30
Los tiempos son recios, difíciles de llevar. Pero quien a Dios tiene nada le falta, decía santa Teresa. De algún modo se puede decir que el Señor ha regalado a la Iglesia una preciosa bitácora con los cuadernos e instrumentos necesarios para llevar con acierto el arte de navegar en esta especial singladura que es la de seguir con fidelidad la ruta del Evangelio. Esos documentos, naturalmente, son la Palabra, la Tradición y el Magisterio. Tampoco olviden las luces que vienen de esas luminarias que son los «signos de los tiempos».Y cuanto más recios sean los tiempos, mayor atención se ha de poner en templar, cuidar, fortalecer y practicar la virtud evangélica. Una comunidad, un nuevo pueblo, una Iglesia siempre en éxodo, en salida, como quiere el papa Francisco, caminando entre las bendiciones de Dios y las dificultades que ponen los hombres (Lumen gentium 8).